"No importa que te amen o te critiquen, te respeten, te honren o te difamen, que te coronen o te crucifiquen; porque la mayor bendición que hay en la existencia es ser tú mismo."
Osho

martes, 11 de septiembre de 2018

El Linaje Harvey Spencer Lewis; la preservación de la revolución iniciática de Bruselas 1934


EL LINAJE LEWIS - OIR+C – WILLIAM CH. COX
La preservación de la revolución iniciática de Bruselas 1934


Desde la apertura pública del Nuevo Ciclo del Linaje Bruselas 1934, iniciada por el Muy Sublime Hermano William Charles Cox 0+ 33° 66°-90° 99° en el año 2003, han sucedido muchísimos acontecimientos, algunos de ellos muy favorables y acordes al objetivo inicial, así como otrs que, eran inevitables y han tendido a desprestigiar los Trabajos.


Lo cierto es que, alcanzados los 15 años de actividad incansable, incontables esfueros han llevado los Misterios Arcanos a cientos de personas –viene a mi mente un Conventículo Martinista en Guatemala en el que estuve con más de 100 asistentes-. Precisamente ayer a la noche, hablaba por teléfono con mi Maestro Frater Felicitus (W. Cox), y no pude evitar decirle: “El Linaje tenía todo lo que necesitábamos y en aquel momento no supimos verlo.”, a lo que, con su usual sentido del humor, me respondió: “Eso, y mucho más.” En esta década y media se han alzado voces de crítica, difamaciones, intentos de usurpar el linaje y otra serie de desafortunados eventos. Hay quienes aseguran tener pruebas sobre la inexistencia de William Cox, y en torno a esa hipótesis se rumorean dos posibilidades: a) me lo inventé para legitimar mis grados; b) es producto de algún delirio que me estaría aquejando.


Antes que todo, la Transmisión Secreta del Gran Hierofante Grado 99° que dirige ad vitam el linaje, es diferente a la instalación que se hace a un Grado 99° para que lidere su propio movimiento bajo nuestro Velo, u ocupe la Gran Hierofanía en Funciones (lo cual no es ad vitam).


El 2 de julio de 2005, William Charles Cox me confirió la dirección del Linaje de forma ad vitam, en una ceremonia privada y totalmente reservada, exactamente igual a la que Spencer Lewis efectuó a Armand Rombauts en 1934. Vale aclarar que Harvey Spencer Lewis fue la primera persona que en el Rito Antiguo y Primitivo de Memphis Misraïm confirió el Grado 99°.


El Grado 98° electo para ser el Gran Maestro Mundial fue el Muy Sublime Hermano Guerino Troilo, de la República Argentina, el verdadero Conservador del Rito durante la Segunda Guerra Mundial. Digámoslo de una vez, Ambelain hizo una gran labor pero no era Gran Hierofante instalado de acuerdo a este Régimen, aunque luego –por un tema de ego y envidias- se autoproclamó Grado 99° (sin la Ceremonia Esencial y Secreta, que ni siquiera Guerino Troilo conocía).


Armand Rombauts duró en su función solamente un año, y dimitió al Rito. Solamente el Muy Sublime Hermano Harvey Spencer Lewis permaneció como el poseedor de esos secretos, hasta que decidió entregarlos a la custodia de la Ordo Illuminati Rosae + Crucis, participante de la F.U.D.O.S.I.


Esta Orden se mantiene hasta la actualidad en estricto secreto, y sus miembros decidieron conferir al Muy Sublime Hermano William Cox los grados XIII° (Imperator Rosaecrucis, en este caso de la Orden Rosacruz Oriental) y el 99° (Gran Hierofante General de los Ritos Egipcios). Esto sucedió al Sur de Brasil, durante el año 2002.


Por ingenuidad, y un exceso de confianza en sus Fratres y Sórores, Cox comentó con discreción algunos detalles de su recepción a tan magnas dignidades. No tardó en comenzar la persecución en su contra dentro de la A.M.O.R.C., la cual le trajo no pocos dolores de cabeza. El Gran Hierofante decidió deslindarse de dicha Orden y esperar las instrucciones necesarias. También decidió mantener en secreto lo sucedido en el ámbito de la Masonería Egipcia, la cual trabajaba en Buenos Aires, Argentina.


Según sus propias palabras, mientras esperaba en la Antecámara de la Logia, tuvo una experiencia mística, donde le fue dicho que lo que buscaba no se encontraba allí, y que en su tierra, Uruguay, ya había comenzado a trabajar el Rito Egipcio la persona a quien debía delegar la Gran Hierofanía ad vitam.


Esto venía a cumplir una vieja profecía realizada por Harvey Spencer Lewis concerniente a Uruguay, los Hermanos más ancianos de la A.M.O.R.C. dicen que Ralph Lewis, al momento de ser consagrada la Logia Titurel, trajo a modo de reliquia dos cuadernos forrados en terciopelo negro que se titulaban de forma misteriosa; “El rol de Uruguay en el futuro Ciclo Rosacruz.” Entre los varios apuntes, Lewis afirmaba que, la palabra Uruguay no tiene una traducción exacta, y que de hecho se desconoce su real significado; la razón que daba decía que el vocablo escrito a la inversa es YAU-GURÚ, que en un rústico sánscrito vendría a significar “Gran Maestro”.


Fue en un café céntrico de Montevideo donde nos encontramos William Cox y yo, para mantener una charla sobre Masonería y evaluar su afiliación a la Logia en la que durante ese período quien escribe, era el Venerable Maestro. La charla fue amena, y recordé claramente al Frater Cox de una breve visita que había realizado al viejo Templo de la A.M.O.R.C. en el Prado, visita que, honestamente me decepcionó ampliamente.


William Cox se afilió a nuestra Logia, sin mencionar jamás sus grados reales, y así se sucedieron algunos meses. Fue a través de una llamada telefónica que me solicitó le visitara en su departamento cerca de 18 de julio y Pablo de María. Tomamos el té, charlamos de diversas cosas, y finalmente, comenzó a indagar sobre cuánto yo conocía acerca del Convento de Bruselas de 1934. Realmente mis datos eran escasos, sabía de la reforma Lewis, y de que ello había generado una Bula de Excomunión de parte de Constant Chevillon.


Cox pareció dudar unos instantes, y comenzó a relatarme con lujo de detalles cómo había sido consagrado Grado 99° en la Tradición Lewis 1934. El relato parecía fantástico, pero, todos los elementos que mencionaba tenían asidero simbólico y filosófico. Obviamente no daré los detalles en este escrito.

Cuando finalizó, simplemente me pregunto: “Crees que soy el Grado 99° del Linaje? Te parece verídico mi relato?


Pensé algunos instantes, me había mencionado algo acerca de algunos certificados, pero de forma espontánea le dije: “Sí, efectivamente no tengo razones para dudar de lo que me está diciendo Hermano.”


Me observó fijamente por algunos segundos y señaló: “Los miembros de la O.I.R+C. me dieron una clara instrucción. El Grado 99° no es para mí, sino que lo debo entregar al legítimo heredero. Mi trabajo es eminentemente Rosacruz. Ellos me explicaron que, al compartir el relato de mi recepción, no mostrase prueba alguna, sino que preguntara si me creen, como lo he hecho contigo.”


“Bien” –señalé. “Supongo que he pasado la prueba.” –y sonreí.


Rápidamente Cox fue en busca de un sobre de tamaño regular, y me lo entregó. El remitente era una locación de Brasil, y figuraba él mismo como destinatario.


“Por favor Hermano, revise el interior.” –me dijo.


Con cierta parsimonia lo hice y, cuidadosamente extraje un documento con muchas firmas y sellos. Al leerlo, entendí que detallaba la transmisión de los Grados XIII° y 99°, y certificaba que William Charles Cox los había recibido. Hacía un especial énfasis en su labor Rosacruz.


Lo miré, sin saber muy bien que hacer o decir, y al notarlo me dijo: -Las pruebas son para los que creen sin ver, eso fue lo que me dijeron.”


Allí estaba yo, en pleno Montevideo, al extremo sur del Globo, junto al Gran Hierofante 99° de un prestigioso y revolucionario linaje de la Masonería Egipcia. Durante aquellos años, los “Hierofantes franceses” se hallaban inmersos en una disputa interminable sobre quién era el “más genuino” y tópicos de esa índole. Sumada a toda esa problemática, el Masón Menfita francés promedio es altamente xenófobo, y eso siempre retrasó la expansión del Rito en nuestro continente. Cuando finalmente entendieron que necesitaban más dinero y membresía comenzaron a colonizar Sudamerica. 

Las Constituciones Francesas del Rito dicen que es conditio sine qua non que el Gran Hierofante sea francés o resida en dicho país. De acuerdo a nuestro linaje, el genuino de 99 grados, el Gran Hierofante debe ser uruguayo y en lo posible residir en la República Oriental del Uruguay, a fin de cumplir la predicción del Primer Imperator de la A.M.O.R.C. Cualesquiera persona que se adjudique la dirección del Linaje y haya nacido en otra nación, usurpa nuestra Tradición y desconoce los Secretos del presente Ciclo.


Luego de analizar mis reacciones, William Cox prosiguió: -Recuerdas el día del café? El de 
la Entrevista? Ese día te reconocí y supe que el Grado 99° debía conferírtelo a ti.


No sé exactamente cuál fue la expresión de mi rostro. Todo había comenzado con la idea de traer la Masonería Egipcia a Uruguay… pero pensar en ser Grado 99° era como algo demasiado extremo.


Dos años de intensa preparación, diaria, para ser más exactos, tomó mi entrenamiento; fue muy similar al de los Tulkus o Lamas reencarnados del budismo tibetano. Nos reuníamos en diferentes sitios de la ciudad, y recibí de forma acelerada muchísimos conocimientos. Debo confesar que vi a Cox, hacer cosas que nadie creería si las incluyera en estas páginas.


Así es como llegamos al ya mencionado 2 de julio de 2005, y para ser honesto, tengo absolutamente prohibido dar detalles de la Ceremonia de Consagración al Grado 99°. Si, me es menester aclarar que son puras patrañas lo que se dice en Francia concerniente a que la Gran Hierofanía se entrega en 3 etapas. La Ceremonia fue mucho más potente de lo que podía imaginar, y sus efectos e impresiones perduraron por años.


Habíamos levantado las Columnas de la Primera Logia Justa Regular y Perfecta del Rito Antiguo y Primitivo de Memphis Misraïm en Uruguay (2004): La Augusta y Respetable Logia Simbólica “Hijos de la Luz” N°1. Todo era entusiasmo, disfrute y Fraternidad, tocamos el cielo con las manos, hasta que, comenzaron las difamaciones por diversas vías. Un miembro de la A.M.O.R.C. –hoy en prisión por abusar sexualmente de una joven con capacidades diferentes en la Biblioteca de dicha Orden, y que además era el Secretario rentado de la Gran Logia de la Masonería “regular” de Uruguay- encabezó una suerte de cruzada en contra de William Cox, su sistema Rosacruz, y, evidentemente el Rito Egipcio. 

Un “alto Grado” argentino de Memphis Misraïm, supuestamente recibido como 96° (hoy en sueños), también miembro de la A.M.O.R.C., inventó su versión de los rituales del 34 al 95, y comenzó a tildarnos de “menfitas criollos”. Baste decir que este querido hermano desconocía los Secretos del Grado 66° ignorando por completo las consagraciones episcopales que le atañen, las palabras sagradas del Grado 33° estaban mal escritas… eso sucede cuando del grado 4° te hacen 96° y tus consagradores jamás recibieron los Rituales, y muchísimo menos los Arcana Arcanorum.


Cientos de posteos anónimos comenzaron a aparecer, estos sí, más focalizados en mi persona, aludiendo a mi presunta participación en grupos de satanistas, intentaron vincularme a supuestos sacrificios humanos, abuso de menores, falsificación de documentos masónicos, supuestas expulsiones de Obediencias a las que había pertenecido –cabe destacar que jamás fui expulsado de la Masonería-, y, la más preciada de las ignominias, mi homosexualidad (la vedette de las difamaciones), que hasta ese momento hacía parte de mi vida privada.


De la noche a la mañana, perdí mi privacidad, y por más demencial que pueda parecer, algunas personas que me conocían creyeron toda aquella basura anónima.  En todos estos años de persecución cibernética, nadie se ha identificado como el denunciante de mis hipotéticas faltas a la moral.


Durante un tiempo –exitosamente-, jugamos a la vieja estrategia del “agua azul”; si viertes agua azul en tu molino, y aparece en el de tu vecino, es evidente que él es quien te la roba. Entonces decidimos hacer correr algunos rumores: que la justicia brasileña me tenía requerido; especialmente convencí a un Hermano que las Patentes de Cox eran falsas y que yo contaba con el informe de un perito caligráfico que legitimaba mis dichos. El agua azul corrió directamente a Lima, Perú. De forma inmediata comenzaron a hablar de una potencial detención en Brasil, y que las Patentes de Cox, eran evidentemente fraudulentas todo lo cual había sido desenmascarado por expertos peritos en caligrafía.


Durante el mes de febrero de 2012, consagré al Señor Pablo Manquemilla Vera como Grado 99° en funciones (no ad vitam) y le di patente a una Orden Rosacruz espuria de su creación. Pablo se había ganado mi confianza y yo creía haber generado una amistad. El también es homosexual, y en ese momento vivía en pareja, al igual que yo. Siempre me resultó muy gracioso que, al momento de intentar descalificarme, dijera frases tales como “Además, el Hermano es homosexual, lo cual riñe con las buenas costumbres.” Pero que hipócrita resulto el weón!


El Muy Sublime Hermano William Cox jamás estuvo de acuerdo con mis transmisiones a Manquemilla, de hecho no asistió a las mismas ni accedió a encontrarse con él en Montevideo. Debo reconocer que muchas veces hice caso omiso a los consejos de mi iniciador.


Por qué nombrar un Gran Hierofante en Funciones? Simplemente porque mi estrategia estaba centrada en obtener los grados 66°-90° 95° de la Ordre des Rites Unis de Memphis Misraím, supuesta heredera legítima de Robert Ambelain y Gérard Kloppel. En tal caso, jamás podría decir que ostentaba el Grado 99°. Siete años tomo la operación Aurifer (nombre mistico de Ambelain), hasta que finalmente, el 7 de noviembre de 2011, Cox y yo recibimos las transmisiones del “Gran Hierofante, el Conde de Soulages” (hago énfasis en el titulo nobiliario porque es de vital importancia para él). Viví exactamente los mismos rituales que Cox me había conferido en 2005, y debo confesar que aquello era más un tramite que una experiencia mística. Para toda sudamerica quedamos solamente dos Hermanos con los Grados 33° 66°-90° 95°, el Muy Sublime Pedro Jiménez (que muy poco tiempo después pasó al Oriente Eterno), y este humilde servidor. Nuestra hipótesis estaba comprobada, Ambelain había copiado los Rituales de Guerino Troilo, que provenían del Linaje Bruselas 1934.


El Conde hizo una escala en Lima, y Manquemilla que pensaba al menos acceder al Grado 33°, solamente fue recibido al 9° (el siguiente febrero es al que hacía alusión ut supra, así el Hermano no quedaba tan humillado cono Elus de los 9 solamente). El Muy Sublime Hermano Sepúlveda, en una conversación telefónica me dijo: “Ahora ya pasó el huracán ‘de Soulages’ y le ha hecho un gran mal al Rito, consagrando por doquier y sin criterio a personas expulsadas de Orientes serios.”


Efectivamente, el “huracán de Soulages” tenía pésimos responsables para Sudamerica (por supuesto ningún sudamericano, según su visión no somos masones capaces), ninguna clase de formación planificada y ni siquiera dipomas. Por diversos motivos, entre ellos su candidatura al Parlamento canadiense, la pérdida de un juicio por derechos de autor sobre la Orden y el Rito frente a Joseph Castelli, y otros menesteres vinculados a una notoria inestabilidad y magra formación en el Rito (había sido elevado al Grado 95 muy pocos años antes por Joel Duez), DIMITIÓ A SU CARGO COMO GRAN HIEROFANTE.


Esto es especialmente importante, porque al quedar acéfala la Orden, toda la Autoridad pasa a los Grados 95°. El Conde creó una nueva Orden en 2016, por supuesto sin Sede en Francia (retomando la Hierofanía, así como si nada), Orden que es minúscula; es notorio el esfuerzo que hizo por buscar legitimidades en órdenes como la Myriam, los Caballeros Elus Cohen (sin ostentar el grado final). Fui invitado a ser parte del Soberano Santuario de la “GOSRE”, hasta que, formalmente me solicitaron que dejara de hacer propaganda gay en mis redes sociales (no way!), y que, mi pertenencia al Culto Tradicional Yorubá era veneración al Diablo (me llamaron “degüellagallos). De forma inmediata dimití de esa fantochada, llena de homofóbicos e intolerantes. Es que había regresado don Pepe Díaz que ya había tomado proyectar en mi persona las graves frustraciones que le causaba su hijo adicto, quien muy lamentablemente perdió la vida; de allí en más, Pepe mostraba un odio obsceno hacia mi persona.


Por supuesto que a lo largo de estos procesos mantuve la Gran Hierofanía Oculta del Linaje, aunque el personaje al que habíamos hecho en funciones aun no entienda que no es la cabeza del Rito, y haya pasado de acusarnos a Cox y a mí de fraudes, a ser sus consagradores como único Gran Hierofante del Linaje. Todo el tiempo emití documentación en nombre y por mandato del Gran Hierofante Oculto AlThotas 99°, eso hizo enojar mucho al Conde, que tiene un perfil de Facebook llamado Orion Althotas.


De los Secretos Arcana Arcanorum del Linaje Lewis, el caballero consagrado por mi desconoce todo, jamás recibió la Consagración como Gran Hierofante, ergo no puede sustentar la egrégora que nos inspira. Ademas de no ser uruguayo...


Hasta el día de hoy, el Muy Sublime Hermano William Cox desconoce a cualquier otro Gran Hierofante del linaje que no sea este humilde servidor. El propio Conde de Soulages cuando conoció a Cox dijo: “Yo pensé que venía a traer la egrégora egipcia a Sudamérica, pero noto que ya la tienen.”, eso solamente sucede cuando un Hierofante junior se encuentra en la presencia de un Mayor.


He visto en persona, y mantenido charlas con varios líderes que ostentan altísimos Grados en la Masonería Egipcia, algunos charlatanes, otros Caballeros Masones honorables, he visto a Hermanos consagrados por nosotros difamarnos para sacar un rédito personal (usualmente económico). He viajado medio mundo consagrando Hermanos en nuestras Órdenes, he heredado legítimamente la O.K.R.C. y fui recibido en más de diez linajes martinistas genuinos. Tuve al mejor Maestro de Thelema que podría haber conocido, Tau Trinity.


De todos ellos, solamente he visto a muy pocos (menos de una decena) hacer visibles las manifestaciones de la Kratofanía (bilocación, proyección astral, levitación, clarividencia, estado de gracia, etc.) y entre ellos destaco a William Charles Cox (yo le vi levitar mientras dirigía una meditación grupal). Entre cientos de supuestos iniciados de Alta Jerarquía, ningún otro ha sido capaz de mostrar los signos. 

Los que le acompañaron al comienzo, y a quienes dimos las transmisiones, le han vendido por 30 monedas de plata cual Judas, firmando tratados digitales y lucrando con lo sagrado, y como si fuera poco, reniegan de Cox. Mi paz mental se encuentra en que jamás les dimos los secretos alquímicos que conducen al Máximo Misterio, ignoran las Bodas y las Piedras.


Siempre ha sido así, el siglo XXI no será la excepción y lo único que realmente cuenta en esto, es poner en práctica los Secretos de los Arcana Arcanorum, si es que uno tiene la fortuna de recibirlos; hay cosas que se ganan luego de vidas de arduo trabajo.


No sé realmente por qué razones mi primer iniciador apareció en mi Sendero, pero sean las que fueren, solo puedo agradecerle, y como siempre desmentir todas las calumnias que se han lanzado sobre su persona, es un hombre probo y de buenas costumbres. Es un iniciado, un Adepto y mi amigo.


Lo teníamos todo hace quince años Brother… Eso y mucho más.


lunes, 10 de septiembre de 2018

ARCANA ARCANORUM vs. Magia Negra

A La Gloria Del Sublime Arquitecto De Los Mundos
Salutem Punctis Triangulum
Aurum Nostrum non est Aurum Vulgi



Preocupados sobremanera al estudiar los informes recibidos en nuestro Despacho, el Soberano Santuario desea exponer con la máxima claridad posible, los siguientes ítems:

-La ejecución práctica de los Arcana Arcanórum es la esencia misma del Rito Antiguo y Primitivo de Memphis Misraïm.

-Una cosa es recibir las instrucciones sagradas que puntualmente se reciben en una serie de Altos Grados, y otra muy diferente es la realización de la Gran Obra.

-Los Arcana Arcanorum no son patrimonio exclusivo de la Masonería Egipcia, sino que son un sistema preservado con mucho celo por varias Órdenes de la Tradición Esotérica Occidental.

-En ningún caso son prácticas de brujería (la cual vibra a un nivel muy bajo e inmediatista), ni están relacionados al satanismo, la adoración a Lucifer o Lilith.

-Muy pocos de los Hermanos 33 90 95, han sido instruidos en la práctica de los A.A.

-Por rigurosa Tradición estos secretos no pueden ni deben ser vendidos.

-La institucionalidad, reconocimiento o popularidad de una Obediencia Masónica no garantiza de modo alguno que posea las prácticas de los Arcana Arcanorum.

-Dentro del terreno masónico egipcio, el Grado 66 (Memphis Misraïm) y el Grado 86 (Rito Oriental de Misraï) son consagraciones al Obispado Templario u Obispado Gnostico. Por lo tanto la práctica de la hechicería y los pactos con potencias “infernales” se contraponen de forma ineluctable. Nuestro pasado Gran Hierofante Robert Ambelain así lo estableció en las Constituciones de la E+G+A; su principal misión es la de combatir las infiltraciones de sectas y grupos satánicos en la Masonería Egipcia y el Martinismo.

-Nuestro Soberano Santuario ha conferido los Grados 33 66-90 95 a varios Hermanos que ahora trabajan de forma independiente, declaramos que a ninguno de ellos les fueron dadas las Prácticas de los Arcana Arcanorum del Régimen de Napoli.

-Las invitaciones que se envían por email, solicitando altas sumas de dinero para asistir a lujosas Conferencias, dictadas por supuestos Grandes Hierofantes (en las que prometen transmutar metales al oro ante el público) son flagrantes mentiras.

-La Ordenación masiva de Obispos riñe de forma muy clara con los usos de la Masonería Egipcia. No compartimos en absoluto las consagraciones masivas pour la gallerie, y creemos que son altamente nocivas.

Nuestro Soberano Santuario no comulga con ninguno de los puntos aclarados en la presente comunicación, y tenemos por objetivo preservar y transmitir la realización de la Gran Obra.

Pax Omnibus Hominibus Bonae Voluntatis

domingo, 9 de septiembre de 2018

Sympathy for the Devil (versiónSurco, Lima)



Ceniza sculpsit. Por amor al arte.
Reía entre dientes, como un lobo cruel, cuando inclinó la cabeza para
encender el último cigarrillo. Los libros gastan ese tipo de bromas, se dijo. Y
cada cual tiene el diablo que merece.

Arturo Pérez-Reverte

-Are we negotiating?
-Always
The Devil's Advocate





-Quiero saber cuál es tu secreto… – inquirió el Doctor, cómodamente sentado en la sala de aquella finca amueblada muy al estilo de la década de 1960.
La pregunta era poco inocente. Mi mente, de forma inmediata se retrotrajo a las actividades de aquellos últimos días tratando de comprender las posibles represalias de negarme a hablar. Antes de poder articular palabra, el Doctor, ya entrado en años, agregó:
 
-Ya sabemos que tiene que ver con la magia africana… Quiero que me des la Regla Konga (aludiendo al Palo Monte cubano)… A cambio te pagaré un viaje a los Estados Unidos. Pero quiero que me enseñes ese secreto, porque hasta ahora nadie pudo vencerte, y yo sé que ese es tu As bajo la manga.

Mi cara permaneció imperturbable por unos pocos instantes, debía reaccionar para evitar un altercado. Por lo cual sonreí, y definitivamente mentí:
 
-Es algo posible… -afirmé sabiendo que jamás otorgaría algo así al Doctor.
 
-Imagino que requerirá que vuelvas a Lima, esta vez sólo, y que me inicies, necesito es poder… - y su expresión era la de alguien que, en medio de un delirio, cree que su receptor posee algo invaluable.

El Doctor es un personaje pintoresco. Un self made man dentro de las órdenes iniciáticas, que, a costa de dinero adquirió una “respetable” posición. Toda su postura, notoriamente ensayada hasta el ultimo detalle, me remitía sin dudas al personaje Adrian Marcato, del filme de Polanski, El Bebe de Rosemary. Siempre vestido de negro, las cejas puntiagudas (evidentemente producto de su make up), su actitud aparentemente fría y calculadora, y su club exclusivo para empleados públicos, miembros del Poder Judicial, Militares de alto rango (exitoso sin dudas, quien diría que iba a llegar tan lejos). Sumado a ello, jóvenes políticos, jóvenes prometedores intelectualmente. Todos pagando un alto coste económico para pertenecer a aquella Masonería de baja calidad (los rituales realmente no eran buenos, y contenían errores muy evidentes que delataban la falta de formación). Aquella música militar toando en el vestíbulo, daba un aire de fascismo tercermundista, ese del que gente como yo (formado en Humanidades), rehuíamos y combatíamos. El colmo de esto fue, cuando les ví hacerse la venia militar en ciertas ocasiones, en lugar de signos masónicos.

Siempre me pareció realmente graciosa su frase más frecuente: “Yo desayuno a diario con Lucifer”, ante la cual los ateos o agnósticos francmasones sumaban al éxito aparente en las finanzas, y llegaban a dudar sobre un real pacto con las fuerzas de la oscuridad.

Y así, a fuerza de dólares, excelente publicidad y actitudes cuasi mafiosas, el Doctor era uno de los sujetos más temidos en el ámbito esotérico limeño. Pero, como no existe crimen perfecto, un exceso de confianza ya me había permitido vislumbrar algunos detalles. Entrar a la oficina privada de alguien siempre es revelador, cajas con medicación antihipertensiva, que ocultó lo antes posible, medicina de hierbas para el corazón y la memoria, menciones masónicas más parecidas a condecoraciones del Ejército, souvenirs obsequiados por sus propias logias, y muestras sumamente rápidas de cartas de formato genérico del Gran Oriente de Francia, no eran suficientes para impresionarme.

-Si me das la Regla Konga nadie podrá derribar a la Gran Logia… y a cambio de ello, tú y yo seremos los únicos referentes en el continente… Ya sabes Hermanito que, hablar de nuestro Rito en Sudamérica es sinónimo de ti y de mí.
 
-Ello requerirá organización y algunos rituales importantes que deberán realizarse en una finca como esta. –Señalé con un tono casi ensayado de seriedad.
 
-Dime que hace falta, yo quiero el secreto que hace que no puedan derribarte… -Señaló en un tono bastante imperativo.

Mi mente de forma automática reaccionó ante la inminente ruptura. Una vez hecha una transmisión como aquella, yo mismo seria material descartable. Quien te habla basura de sus pasados aliados, la hablará de ti con los próximos. Todos aquellos viajes y caprichos habían sido una inversión. Por algún motivo el Doctor creía que ser iniciado en el Palo Monte le daría una suerte de impunidad, que en realidad ya poseía a través del dinero y los contactos. Desde el primer viaje a Lima sus estrategias habían sido muy evidentes, prohibición de que cualquier miembro de su institución me hablara (solo algunos podían tener contacto conmigo), literalmente ví como apartaban de forma casi grosera a “Hermanos” que mantenían un diálogo no autorizado conmigo; distractores económicos, tales como excursiones, paseos, caros restaurantes… Intentos de alimentar mi ego, permitiéndome dar conferencias a grupos restringidos de su institución, lo suficientemente adoctrinados como para que, ante mi vista fuera notorio. Aun el factor sexual estuvo presente cuando me sugirió la admiración de uno de sus más atractivos jóvenes miembros. He aquí la clave, yo no creo en el diablo, y él creía que yo creía en el Príncipe de las Tinieblas. Tampoco creo en los desayunos con Lucifer, esa escena me causaba mucha risa, a mi mente venía la adaptación fílmica de la obra de Truman Capote, “Desayuno en Tiffany´s”, sólo que en lugar del protagonista masculino, allí estaba Al Pacino, caracterizado para el filme “El abogado del Diablo”.
 
-Bien… -dije en un tono conciliador.-A mi regreso a Uruguay podemos fijar las fechas y organizar todo lo necesario.
 
-Eso me satisface –señaló como quien resta importancia.-Pronto iremos a los Estados Unidos… prepárate. A propósito, tienes VISA americana?
El comentario me sonó a un sutil acto vinculado a subestimarme.
 
-Tengo Visa vigente y he estado en los Estados Unidos antes, Doctor.-Usualmente le llamaba “Serenísimo”, solamente para fomentar su ego y mantenerle convencido de mi supuesta admiración.
 
-Sabes cuál es tu error? –Dijo simulando un comentario casual.
 
-Cuál de todos Serenísimo?-repliqué, ya tenía hambre y esta charla podría extenderse por horas.
 
-Cuánto cobras por elevar a un Hermano de tu Orden al Grado 33°?
 
-Nada Serenísimo, ni un centavo –Y vino a mi memoria el hecho de que pocas semanas antes había conferido el máximo Grado del Rito Escocés Antiguo y Aceptado a un Hermano argentino. Supe que aludía a ello, sin dudas.
 
-Pues, déjame decirte que tal como establece la Ley de Oferta y demanda, estás depreciando el valor del Grado. Aquí cuesta entre 7000 y 1000 dólares. –Esto último casi en susurro, como quien no quiere que algun micrófono del Mossad registrara aquello.
 
-Entiendo el punto, Serenísimo. Es que mis más altos Grados me fueron dados sin pedirme un centavo, y recree el día aquel en Santiago de Chile en que aquel regordete “Hierofante”, venido en un vuelo desde Paris, me había dado los máximos Grados de la Masonería Egipcia.
 
-Perfecto entonces –cambió rápidamente el tema- pero… Me darás la totalidad de la… Regla Konga entonces?-Esto último dicho nuevamente en un tono más bajo, como quien desea y reafirma el secreto y gravedad del acuerdo.
 
-Sin dudas, Doctor. Cuente con ello. –Mentí descaradamente. Pensé en ese momento en mi extraña habilidad para caer en este tipo de enredos. Esto terminaría en un conflicto y en difamaciones, vaya a saber de qué tipo. Efectivamente, el tiempo me dio la razón. Pero lo que no se puede mensurar en dinero, no puede venderse. Nacido en una familia afropracticante, jamás iría en contra de los preceptos de mis Naciones afroamericanas.
 
-Hoy volveremos a Lima, y tendrás descanso hasta mañana en la noche. Mañana te enseñare mi Arte y mi conocimiento de los Arcana Arcanorum, como muestra de confianza y reciprocidad. En tu próxima venida, las ngangas estarán en un cuarto oculto en el Edificio de la Gran Logia.
 
Yo conocía claramente el origen del Doctor en las Ordenes iniciáticas, y estaba muy seguro de su total ignorancia de los Secretos a los que hacía alusión. También sabía cómo, a quién y a qué precio había comprado las Órdenes que ahora poseía. Motivado por un puro afán lúdico, pregunté:
 
-Supongo que estás al tanto de las técnicas para la construcción del Akh, tal como heredamos de los Misterios Egipcios, así como las Operaciones Alquímicas que le acompañan.
 
Su rostro reflejo por muy breves instantes la sorpresa e ignorancia, Era simplemente verificar lo evidente. Y me pegunte, como muchas otras veces, qué clase de contactos tendría con el Gran Oriente de Francia para que le hubieran habilitado una Carta Patente, o… cuánto dinero (en su suma total) había tenido que desembolsar… También intuí que clase de trampa estaba planificando. Era evidente que, no deseaba que la Masonería Egipcia en el continente estuviese asociada a nosotros dos, él deseaba ser “El Rey del Mundo”, como decía Guenon. Tarde o temprano esto sucedería, pero mi As en la manga no era la Regla Konga, sino mi real desinterés por la publicidad y el hecho de que poco me importan las difamaciones.

-Por supuesto que sí “Muy Sublime”, pero verás que yo soy más del Arte, de la antigua brujería. –El acento sobre la expresión “Muy Sublime” fue más que suficiente para notar su bien disimulada molestia. Casi pude leer sus pensamientos diciéndome “-Eres un impertinente, esto te costará caro.”

Durante el regreso a Lima desde la finca, observé el paisaje y pensé, bueno bello Perú pasará tiempo antes de que vuelva a disfrutar del bellísimo Océano Pacífico que, se expresa de manera única en tus costas. Por otro lado me intrigaba qué clase de Ritual presenciaría la noche siguiente, y si resistiría mi postura conciliadora y diplomática aquello.
 
La noche en el hotel no fue buena, pensé mucho más de lo que deseaba en toda la implicancia de aquellas visitas reiteradas a Lima. Siempre vigilado, siempre ajustado a una agenda molesta, y por supuesto, confiriendo grados y calidades bastante exclusivos. Siempre la velada homofobia (“Soy Doctor, para mí es lo mismo que tengas sexo con un perro que con otro hobre.”). Ahora sabía que me estaban pidiendo mi “secreto”, mi “arma infalible” (al menos sus delirios les hacían creer eso). Acaso el Doctor realmente creía que iba a conferirle una Tradición milenaria y Sagrada así como así? Además de causarme mucha risa el hecho de que no poseo tal cosa como un conocimiento mágico equivalente a una ojiva nuclear. Lo surreal de la situación hizo que me durmiera entre sonrisas, y que durante los sueños variopintas escenas me visitaran.
 
Sobre el amanecer llegue a mi epifanía personal, éste era el momento que había estado esperando. Las organizaciones y grupos fraternales ya me habían cansado. La constante especulación en torno a un supuesto “poder” era ya hartante. Aquella macumba dieciochesca, al decir de Umberto Eco, honestamente me había hecho alcanzar el límite de la paciencia. Saldría de ese embrollo, y sabía también dónde tratarían de herirme, con mucha pericia durante años, simulé mostrar mi talón de Aquiles, talón bipartito: -las difamaciones anónimas en la internet –que realmente me hacían reír muchísimo-, y mi presunta locura. Para un asiduo lector de Michel Foucault como yo, aquello era la gloria, la locura es, sin duda alguna, la mejor muestra de censura contra aquellos a quienes no se puede manejar. 

Eran muchos años soportando la homofobia (este maricón jamás pisará nuestra Logia), descalificaciones étnicas (Ustedes se mataban mutuamente y sacrificaban seres humanos hasta que llegamos nosotros), intelectuales (Y Usted es Profesor?). Honestamente, siempre había sido un juego para mí, ya que a pesar de todo ello, había alcanzado los más altos grados en diversas órdenes de la Tradición Esotérica y Ocultista Occidental. Un simple Profesor de Historia de Uruguay; visto en perspectiva era realmente inusual y excepcional, sumado a mi corta edad de acuerdo a los cánones de este tipo de organizaciones. Nobleza obliga, gran parte de los 20 años en la Masonería, había estado cautivado por la Institución, todo hasta descubrir su m{as sagrado secreto: no posee ningún secreto, ninguna epifanía, ninguna cosa más que su autoproclamado prestigio. En lo particular, aun trabajo, de forma muy discreta en lo único que encontré en el mundo del ocultismo que realmente tiene substancia –y que obviamente no mencionaré aquí-. Juegos de la burguesía ávida de poder y sedienta de prestigio, elaborados rituales sin demasiado ningún sentido, delirio colectivo, todo ello bajo una clara agenda imperialista, en su momento inglesa, en otros francesa. Otras corrientes ocultistas que muchos creen desaparecidas (afortunadamente), realmente poseen substancia, y valen la pena el esfuerzo.
 
En medio de tales reflexiones, pensando y fantaseando con diferentes escenarios, elaboré una estrategia clara a aplicar: una supuesta demencia. Esa sería la más efectiva forma de deslindarme, de que ya no me molestaran más. Un loco no sabe que ha perdido la razón, por lo cual la prístina conciencia de mi demencia es razón suficiente para finiquitar el debate.
El teléfono de la habitación del Hotel sonó repetidas veces, una indolente recepcionista me dijo: “El Doctor le solicita absoluta puntualidad a las 22 horas en el domicilio por Usted conocido. Debe portar vestimenta negra y demás paramentos.” Agradecí, y preparé mi túnica negra, mi mandil, collarines, joyas y demás aditamentos masónicos… al fin vería aquellos misteriosos Arcana Arcanorum. El Secreto de los Secretos, la Llave Maestra, la Clave para la Vida Eterna.
 
Organicé mi portafolios con todo ello, y salí del Hotel. El taxi no demoró en llegar, y confieso que cierto nerviosismo me invadió. Uno jamás conoce los
límites del otro, sobre todo ante el afán de poder, y más peligroso aún, el afán de demostrar poder.
 
El Edificio de la Gran Logia estaba cerrado y con la iluminación más baja que de costumbre. Atravesé el Portón de hierro finamente trabajado, y golpee la pesada puerta de madera, de la forma acostumbrada. Luego de unos instantes, obviamente muy bien calculados para generar expectativa, la puerta se abrió sin dejar ver a la persona que me daba la bienvenida. Luego de entrar descubrí que era un “Hermano” de los Altos Grados intentando disimular su identidad bajo la túnica negra y la capucha correspondiente. Se me requirió vestir mi túnica del mismo estilo, sobre el traje negro, y ornamentarme con el mandil y collarín de mi más alto grado. Aquello ya era per se, diferente a la dinámica de los tan codiciados Arcana Arcanórum.
 
Un cortinado negro cubría ahora el vestíbulo anterior a donde funcionaba el Templo de la Logia Masónica. Ricas y costosas telas y colgaduras negras adornaban el sitio, que apenas vislumbraba a luz de vela, -y que por cierta coquetería mi falta de anteojos en la ocasión poco ayudaba-.
 
Estuve de pie un largo lapso de tiempo, o eso me pareció. Se escuchaban pasos y murmullos que, evidentemente eran la preparación para tan excelso Ritual. Una mezcla de aburrimiento, desidia, risa y preocupación me embargaron en aquella antecámara. Frente a qué me encontraba? En muchas ocasiones me remitía a responder con un “Sí”, o a cambiar disimuladamente el tema de las charlas, porque el Doctor parecía desvariar hablando en una supuesta clave, sobre conspiraciones que incluían al Opus Dei, el Sendero Luminoso, el Mossad y la C.I.A.
 
Pasado el tiempo de espera, y en una densa penumbra, acompañada de una fuerte humareda producida por la combustión de mirra de alta calidad, que otorgaban al sitio un halo misterioso, hasta llegué a pensar que tal vez recibiría una grata sorpresa y que me había equivocado en juzgar al Doctor. Mientras me hallaba totalmente inmerso en estas reflexiones, se presentó -totalmente cubierta por su túnica y capuchas negras- una Hermana de menudas proporciones, en la que automáticamente reconocí a la amante del Doctor –quien supuestamente trabajaba para una reconocida empresa de software, pero que siempre estaba al lado de él-. No pude evitar sonreír al recordar el episodio en la Oficina con los betabloqueantes que rápidamente él había apartado de mi vista. Sin erecciones, obviamente las ambiciones de una joven amante pasaban por otros carriles.
 
Casi balbuceando y por medio de gestos me invitó a pasar al “Santuario”. Debo admitir que la sincronización estaba casi perfectamente calculada. Ni bien di el primer paso en el recinto, de forma estrepitosa, los mecanismos de audio dejaron sonar en alto volumen “Carmina Burana” –Demasiado obvio pensé. Con mi capucha cubriendo mi rostro, suspiré antes de poder ver el panorama que me esperaba.
Menuda ambientación y escenario! Digno de un Show televisivo.
 
Un muy acertado y calculado sistema de iluminación, dejaba el recinto en penumbras, solamente destacando en el centro del mismo, una larga mesa cubierta por un mantel negro, y sobre éste siete candelas de gran tamaño, obviamente, de color negro. Era visible también un bowl de fina hechura, y un lujoso cáliz. Ambos evidentemente de plata.
 
Las pocas personas en el Recinto vestían el mismo tipo de túnica y permanecían con sus cabezas cubiertas, mientras Carmina Burana seguía repicando en los altavoces. Ya era más que suficiente para lograr el efecto, pero parecía que debían insistir y dejarlo más que claro.
Finalmente –por fortuna- la música se detuvo. Del otro lado del Recinto estaba el Doctor, ataviado como los demás –aunque su túnica algunas tallas más pequeñas de lo debido, le daban un aspecto muy gracioso-, y yo, ya estaba bastante harto de una puesta en escena tan efectista, que decidí quitarme la capucha. “A la mierda si les molesta!” –pensé, pues ya no me importaba. Lo poco que se veía del rostro del Doctor le mostraba en un estado de concentración, casi de trance, un éxtasis delirante. Tenía una serie de papeles en su mano izquierda, y haciendo uso de un disimulado micrófono, se dirigió frente a un trono, cubierto de colgaduras negras. Hizo una reverencia, que le costó un tanto, y pensé: “Los años le están pasando factura.”
 
Y en ese momento, casi postrado frente al Trono, comenzó unas extensísimas letanías para invocar… nada menos que a Lilith. Letanías leídas sin emociones, sin demasiada cadencia, más por compromiso que por real convicción. Aburridas menciones al infierno, reiteradas frases. Por los diferentes cuadrantes del Recinto realizó la misma operación –mientas ya me encontraba harto de estar allí de pie-, hasta que, con una expresión y tono bastante sobreactuados, exclamó:

-Lilith mi madre, se halla entre nosotros, y complacida está con este encuentro. De sus senos he bebido el dulce elixir de la Vida Eterna!!!!
 
Y dejó que transcurrieran un par de minutos para enfatizar lo dramático de la situación. Momentos en los cuales no pude evitar imaginarme al Doctor siendo amamantado por Lilith, lo cual me robo una poco disimulada sonrisa.
 
Todos los presentes se mantuvieron inmóviles, como si una sola falta, les condenara al castigo eterno. Observé el trono, estratégicamente iluminado, y como es de imaginar, jamás ví a Lilith, ni a nadie. Sólo veía al Doctor fingir una suerte de emoción, como si realmente estuviese reencontrándose con su madre. Se dirigió solemnemente al Altar ubicado al centro del Templo (¿?) y encendió cada una de las siete bujías. Todos formaron un circulo alrededor del Altar y me invitaron a acercarme.
 
Había dentro del bowl hostias católicas, y vino en el Cáliz. Era una escena digna de un film de humor bizarro dirigido por Alex de la Iglesia. Qué era aquello? Satanismo? Neo Luciferismo? Luciferianismo? Qué le había hecho pensar al Doctor que yo comulgaría con una práctica de ese tipo? Es decir, siempre he sido muy curioso, y había observado alguna que otra otra Misa Negra… pero no soy Satanista.
 
Ahora entendía muchas cosas, y mientras me encontraba absorto en ello, la voz del Doctor dirigiéndose a mí en aquel lugar me sobresaltó, era un suceso totalmente inesperado.
-Nuestro Hermano visitante, Iniciado en nuestro Arte y Antiguo Oficio, hará que se presente ante nosotros nuestro Excelso Rey… -Y me miró, en parte desafiante, y en parte absorto en su delirio.
 
“Piensa, piensa”, me repetía, mientras simulaba volver de un profundo trance de contemplación y éxtasis. Y vinieron a mi mente, repentinamente unos cantos que había leído años atrás mientras realizaba algunas investigaciones sobre satanismo. Pensé por una fracción de segundo en que si metía la pata, vaya a saber uno como lo resolvería. Pero estando en la situación, ya no tenía otra opción… después de todo… Qué sabía yo que esperaba el Doctor que hiciera?
Mientras trataba de recodar más o menos la melodía, pensé; “Y luego me acusan a mí de Satanista, joder!”.
 
Mi voz resonó en aquel inmenso Recinto, “In Nomine Rex Nostrum…” –comencé con la más trillada frase- y entoné aquel canto, por tres veces (el cual mantendré en reserva en esta ocasión), supe que había logrado mi objetivo al notar que la mirada delirante del Doctor había venido increscendo; aquello era para mí, sólo un juego de sugestión. He allí los “Arcana Arcanórum” del Doctor, he allí su Masonería institucional patentada por el Gran Oriente de Francia, nada cercano a los Secretos preservados en Nápoles, nada cercano a los Ritos Masónicos Regulaes. Nada parecido a algo coherente.
 
Entre las destacables luminarias negras se profanó la hostia (en lo cual no tomé parte) y se bebió un vino de buena calidad del cáliz. Siguiendo un protocolo muy propio de la Church of Satan de LaVey, pero que, según el Doctor, había aprendido en sus supuestos viajes por Alemania, en su juventud.
 
Enunció entonces palabras que, de acuerdo a su juicio vendrían a ser solemnes:
 
-Delante de mi madre Lilith y el mismo Diablo, hacemos Pacto Solemne y duradero entre nuestras Órdenes, y como Hermanos en el Viejo Arte de la Brujería, aquel que lo profane, maldito sea!!!
 
El Silencio reinó por todo el Recinto. El Doctor nos participó de ciertas imposiciones de manos, según las cuales nos confería sus saberes arcanos. Y ya totalmente absorto, volvió a cada cuadrante. Cuando la espuma comenzó a salir de su boca, y era evidente que se estaba babeando, me invitaron amablemente a dejar la Sala.
 
Volví al Hotel con un retrogusto amargo, pero con una gran tranquilidad de conciencia, lo que uno jura ante algo que no existe, o uno no cree, es per se inválido.
 
Por varias razones preferí guardar silencio (hasta ahora) sobre aquellos episodios, después de todo, cada quien cree en lo que desea (on en lo que puede). Eran realmente dignos de Umberto Eco o Arturo Pérez-Reverte. Creía realmente el Doctor en aquel Circo de pacotilla? Era solamente una puesta en escena para intentar impresionarme? Reí a carcajadas en mi habitación de hotel al recordar la frase “-Desayuno a diario con Lucifer.” Mierda! Que banda de locos.

Ya en mi casa, me tomé algunas semanas. Alcanzada la tercera o cuarta insistencia por parte del Doctor, a través de Whatsapp, sobre mi viaje y sus iniciaciones en la Regla Konga, me remití a dejarle un mensaje -en un horario en el que me constaba, no estaría en línea-:

Serenísimo, lamento comunicarte que, hace pocos días sufrí un surmenage. Me encuentro bajo tratamiento con las siguientes drogas: ********, *******, y especialmente *******. Deberé suspender toda ausencia del país, hasta nuevo aviso. Te saludo Fraternalmente.”
 
Siempre es valioso tener un amigo Doctor en Medicina… Y sí, mea culpa, inventé la historia entera, esperé los momentos necesarios para que fuera convincente. Sólo quería desligarme de toda aquella insalubre manipulación.

Un par de días después su respuesta:

“Querido Hermano, la medicación que te administran es altamente peligrosa. Cuando desees saber mi opinión al respecto, aquí estaré. Mi recomendación es que discontinúes dicho tratamiento. ”

Pocos meses después, el comentario que hizo correr a través de mensajes privados por Facebook y Whatsapp fue: “Nuestro Hermano de Uruguay ha enloquecido debido al mal uso de la Magia y el Arte de nuestro Oficio. Allí tenéis como ejemplo lo que sucede cuando no se manejan adecuadamente las cosas. Os recomiendo especialmente que vuestras Grandes Logias y Grandes Orientes, rompan relaciones con él. Nunca sabemos que se puede esperar de un demente. Favor de hacerlo a la brevedad.”

Repentinamente recordé un diálogo que mantuvimos, mientras tomábamos un café en Lima: “Ante cualquiera de mis aseveraciones en la internet, mi recurso es siempre el mismo, ‘Mi Facebook fue hackeado, jamás escribiría algo así de ti Querido Hermano´, le pago un pasaje a Lima al ofendido y asunto arreglado, cuento con su incondicionalidad nuevamente.”
 
Si Lilith y Lucifer le hablaran al Doctor… sabría que jamás tuve un surmenage. Siempre le estaré agradecido porque salí del perverso ruedo, del que nada enriquecedor se recibe. Obviamente, aquellos que le temen, o que le consideran una buena alianza, obedecieron cabalmente, y llovieron rupturas de Tratados Masónicos “por motivos resevados”, y así gané mi preciada Libertad.
 
El Doctor sigue allí, esclavo de sus mentiras y mitologías absurdas, cada vez con menos memoria, algún que otro achaque de salud, esperando la hora en que Lilith le venga a buscar.
 
Siempre tendré en cuenta que la superstición trae mala suerte… Póker de Ases!!!

  (c) Fabio Cruz - Safe Creative 1809098318818 Prohibida su reproducción total o parcial.
El presente relato es una obra de ficción, cualquier similitud con personas o situaciones de la vida real es mera casualidad.